AGO
21
2015

Mes de la Biblia fue inaugurado con charla del Dr. Labib Mandanat



“Vengo de una tierra en guerra, donde tenemos muchas contradicciones”. Con esas palabras el máximo líder de las Sociedades Bíblicas de Tierra Santa, inició lo que fue su alocución en la actividad de apertura del mes de las Sagradas Escrituras que desarrolla tradicionalmente la Carrera de Pedagogía Religiosa mención Teología Protestante, la cual fue presidida por la Jefa de Carrera, Tatiana Guerrero y el presidente de la Sociedad Bíblica de Chile, Francisco Villegas.

Mandanat, tras emitir dicha frase aclaró que “cada persona tiene una paradoja en sí. Tenemos muchas características y contrasentidos que son parte de nosotros. Por ejemplo yo soy árabe, jordano, cristiano, etc., y eso hace que las personas sean muy emocionales, donde un día puedo amar a los judíos y al otro que no sean parte de mi vida”.

“Creo en la democracia de las religiones y para seguir leyendo la Biblia solo tenemos que sobrevivir. La clave en la fe cristiana es el amor, porque de acuerdo a Cristo entregar tu vida a los otros y para que los otros tengan vida es la misión, no se trata de si te gusta o no, es lo que él hizo por nosotros. Ser para otros lo que él fue”, añadió.

Asimismo destacó que dentro de esta labor hay una parte dolorosa, donde se debe tener claro quién es el otro por el cual hay que entregar la vida. “Es el enemigo. Ama a tu enemigo, pues cómo alguien puede tener paz sin perdón y, paradojalmente, en la humanidad no se recuerda eso. Tenemos muchos monumentos sobre la muerte, pero ninguno sobre la paz y el amor. Si los cristianos no aman, si no perdonan, quién lo hará, ese es el desafío”, sentenció.

Junto a ello hizo una crítica a lo que se enseña en la actualidad, preguntándose: “¿Por qué no se cuenta que árabes salvaron niños judíos para la II Guerra Mundial en escuelas de Israel? ¿Por qué no se enseña el Holocausto en escuelas árabes?”.

Para finalizar destacó la labor de los pedagogos, manifestando que “ustedes son educadores, por ende deben ser las personas más confiables. Ustedes forman, moldean corazones y mentes de niños y jóvenes, por lo cual deben levantar la unidad, donde su rol es mucho más importante que el de un pastor. Son una bendición para Chile y créanme que pueden vivir juntas todas las líneas del cristianismo, convivan y encuentren el camino de la paz”.



...


Autor:

Dirección de Comunicaciones

Pago en Línea

Realiza tu pago en línea desde aquí.