NOV
25
2014

Con éxito se efectuó seminario “El impacto de las catástrofes telúricas en Chile”



Los análisis mediático, informativo y arquitéctonico fueron los ejes fundamentales que se desarrollaron en el evento efectuado en nuestra casa de estudios, instancia en la cual participaron especialistas nacionales y extranjeros, que buscaron definir la identidad nacional frente a este tipo de desastres naturales habituales en el país.

Alain Musset, Director de Estudios de École des Hautes Études en Sciencies de París, en el prólogo e introducción de la actividad, expuso que “Chile es un país catastrófico, es parte de su identidad. De todas las naciones que conozco, Chile se basa en una cultura en ese sentido, lo que reinvindica el carácter de sobrevivir y desarrollarse de sus ciudadanos”.

Por su parte Patricia Novoa, integrante del Programa de Magíster de Historia del Arte de la Universidad Adolfo Ibáñez, explicó cómo la prensa cubre una catástrofe y posteriormente la deja de lado para dar cobertura a otras informaciones, frente a lo cual aseguró que “el interés dura unos días, para posteriormente olvidarse de la gente necesitada, haciendo desaparecer lo emotivo que se mostró de un minuto a otro”.

A su turno el docente de Pedagogía en Historia de la USEK, Dr. Mauricio Onetto, aclaró que en Chile subsiste una idea de catastrofismo, lo que a su juicio “es una construcción discursiva que no solo se nutrió de la suma de los desastres, hay que sumar la geografía y el espacio. Chile somos todos, desde la tragedia, pero también desde la solidaridad y la unidad que nos caracteriza, ideario con el cual Chile se instaló con fuerza en el mundo”.

A ello el Dr. Onetto añadió que “siempre hay utilización política y surge el valor ejemplar a raíz de las catástrofes el de la solidaridad, a lo cual se agrega la utilización de las empresas llamando al deber ser, ofreciendo prebendas, es decir, todos aparecen en el lugar con banderas chilenas”.

Desde la vereda sociológica Andrea Roca, de la Universidad de Sao Paulo, manifestó que “a propósito de los saqueos post 27F, emanó el repertorio de violencia, principalmente en Concepción, lo cual está en contraposición con las imagen de solidaridad y esfuerzo, donde hay un síntoma de enfermedad social, de deterioro moral transversal, pues presenciamos como una madre de clase humilde saqueaba bienes de primera necesidad para sus hijos y como un médico de clase alta saqueaba bienes de lujo”.

Finalmente Alejandro Crispiano, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, abordó la arquitectura ante los terremotos,  esgrimiendo que “brota el momento de le emergencia nacional. La destrucción está presente como idea y posibilidad en cada nueva obra que se construye o restaura, siempre en función de la activación del denominado espacio cero, donde se verá el proceso de edificio abatido, demolición, nuevos límites, ciudad disponible”.



...


Autor:

Dirección de Comunicaciones

Pago en Línea

Realiza tu pago en línea desde aquí.